Publicado el Deja un comentario

El agua reducida por electrólisis, protege el ADN, el ARN y las proteínas contra el daño oxidativo causado por los radicales libres

Desde hace varios años, el agua reducida por electrólisis, popularmente conocida como agua hidrogenada, ha suscitado un gran interés por parte de la comunidad científica y académica, lo que ha motivado a muchos de ellos a realizar distintos estudios para comprobar los potenciales efectos preventivos y terapéuticos de esta sustancia en diversas enfermedades.

Así pues, se ha podido encontrar, por ejemplo, que el hidrógeno gaseoso o disuelto puede neutralizar selectivamente los radicales libres nocivos para nuestro organismo. Es decir, tiene la capacidad de reducir especies reactivas de oxígeno citotóxicas, sin actuar sobre otras que cumplen importantes funciones fisiológicas.1 Los radicales libres son especies químicas altamente inestables que, para lograr estabilidad química, reaccionan con distintas moléculas, ya sean orgánicas o inorgánicas, provocando en ellas alteraciones estructurales y funcionales que coadyuvan a la aparición y desarrollo de diversas enfermedades crónico-degenerativas.

En las células, los radicales libres pueden reaccionar con macromoléculas como los ácidos nucleicos (ADN y ARN), los lípidos, las proteínas y los carbohidratos. De esta forma, cuando se presenta un estrés oxidativo (exceso de radicales libres), estas especies químicas producen en las macromoléculas celulares un daño que afecta negativamente sus funciones biológicas y, por consiguiente, el funcionamiento del organismo.2  

Un estudio realizado por investigadores de las universidades Kyungnam y Soonchunhyang (Corea del Sur) y publicado en la revistaApplied Biochemistry and Biotechnology en el año 2006 se propuso determinar mediante un ensayo cometa los efectos preventivos, supresores y protectores de la suplementación in vitro con agua reducida por electrólisis en linfocitos humanos con daño en el ADN inducido por H2O2 (peróxido de hidrógeno).

Según los investigadores, los hallazgos mostraron que “el tratamiento previo, el tratamiento conjunto y el tratamiento posterior con agua reducida por electrólisis aumentaron la resistencia de los linfocitos humanos a las roturas de cadenas de ADN inducidas por H2O2 in vitro. Del mismo modo, el agua reducida por electrólisis fue mucho más efectiva que el agua tratada con dietilpirocarbonato a la hora de prevenir la degradación del ARN total tanto a 4 como a 25 grados centígrados. Además, también evitó completamente la ruptura oxidativa de la peroxidasa de rábano picante, como se pudo determinar mediante la utilización de geles de poliacrilamida y dodecil sulfato de sodio. Asimismo, a través de un ensayo de eliminación xantina-xantina oxidasa superóxido se determinó que el aumento de la actividad antioxidante del ácido ascórbico disuelto en agua reducida por electrólisis fue aproximadamente tres veces mayor que el del ácido ascórbico disuelto en agua desionizada no electrolizada, lo que sugiere un efecto inhibitorio del agua electrolizada en la oxidación del ácido ascórbico”.3

Referencias:

1. Ohsawa, I., Ishikawa, M., Takahashi, K., Watanabe, M., Nishimaki, K., Yamagata, K., Katsura, K., Katayama, Y., Asoh, S., y Ohta, S. (2007) Hydrogen acts as a therapeutic antioxidant by selectively reducing cytotoxic oxygen radicals. Nature, 13, 688.

2. Gutiérrez, J., Mondragón, P., García, L., Hernández, S., Ramírez, S., Núñez, N. (2014) Breve descripción de los mecanismos moleculares de daño celular provocado por los radicales libres derivados de oxígeno y nitrógeno. Revista de Especialidades Médico-Quirúrgicas, 19 (4), 447-452.

3. Lee, MY., Kim, YK., Ryoo, KK., Lee, YB., y Park, EJ. (2006) Electrolyzed-reduced water protects against oxidative damage to DNA, RNA, and protein.Applied Biochemistry and Biotechnology, 135, 133-144.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *