Publicado el Deja un comentario

Agua Alcalina: Tratamiento Alternativo contra la Acidez Estomacal

¿Qué es la acidez estomacal?

Diariamente, millones de personas alrededor del mundo sufren episodios de acidez estomacal, un trastorno digestivo caracterizado por una dolorosa sensación de ardor que comienza en el estómago y a menudo se extiende hasta el pecho e incluso la garganta, y que ocurre cuando el ácido estomacal regresa hacia el esófago, provocando una irritación en la membrana de este conducto. Esta condición es bastante común tanto en hombres como en mujeres, y se presenta con mayor frecuencia en adultos.

En general, las personas que alguna vez han padecido episodios de acidez estomacal coinciden en que probablemente es una de las experiencias más incómodas, ya que puede prolongarse por varias horas y acompañarse de alteraciones en el sueño, dificultad para respirar e incluso vómitos; esto sumado a otros síntomas emocionales como frustración, impotencia y culpabilidad por haber disfrutado de una comida.

El ardor que produce la acidez estomacal suele empeorar después de comer o al acostarse, y puede reducirse permaneciendo de pie o sentado.

¿Cómo tratar la acidez estomacal?

Según la gravedad del caso, los inhibidores de la bomba de protones (omeprazol, lansoprazol, esomeprazol, etc.), un grupo de medicamentos que reducen la producción del ácido en el jugo gástrico, constituyen en la actualidad el tratamiento de primera línea para la acidez estomacal. Sin embargo, diversos estudios recientes, entre ellos uno publicado en la revista Journal of the American Medical Association, y realizado por un equipo de investigadores en cabeza del Dr. Douglas A. Corley, indicó que el consumo continuo de inhibidores de la bomba de protones y de antihistamínicos durante dos años o más, está estrechamente relacionado con la deficiencia de vitamina B12, un nutriente fundamental para el correcto funcionamiento del metabolismo, y cuyo déficit en el organismo se asocia con la anemia y trastornos neurológicos graves como la demencia. Por tal razón, distintos investigadores se han propuesto buscar posibles alternativas y tratamientos complementarios, con enfoque farmacológico o dietético, que ayuden a combatir la acidez estomacal.

El agua alcalina como alternativa emergente

En el año 2012, un estudio publicado en la revista Annals of Otology, Rhinology & Laringology señaló que el agua alcalina tiene la capacidad de inactivar instantánea y permanentemente la pepsina, una enzima digestiva encargada de la degradación de las proteínas, pero que además se relaciona con la producción de ácido clorhídrico, cuyo exceso produce acidez estomacal. 

Otro estudio publicado en la revista JAMA Otolaryngology—Head & Neck Surgery en el año 2017 comparó dos grupos de pacientes con reflujo laringofaríngeo: uno con tratamiento con fármacos tradicionales (inhibidores de la bomba de protones) y otro con dieta mediterránea basada en vegetales y complementada con agua alcalina. Al final del estudio, los hallazgos mostraron que los efectos de los fármacos tradicionales para reducir los síntomas del reflujo no fueron significativamente diferentes a los del tratamiento con enfoque dietético (dieta basada en vegetales + agua alcalina).

Del mismo modo, un estudio publicado en 2018 en la revista Journal of Cellular and Molecular Medicine encontró que el tratamiento combinado de inhibidores de la bomba de protones y agua alcalina rica en hidrógeno podría restaurar un equilibrio oxidativo óptimo para reducir los síntomas en pacientes con enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Los resultados de estos estudios indican que el agua alcalina puede ejercer efectos terapéuticos sobre la acidez estomacal y la señalan como un posible tratamiento alternativo o complementario contra dicho fenómeno.

Referencias:

1. Lam, J., Schneider, J., Zhao, W., Corley D. (2013). Proton pump inhibitor and histamine 2 receptor antagonist use and vitamin B12 deficiency. Journal of the American Medical Association. Recuperado de: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24327038

2. Koufman, J., Johnston, N. (2012). Potential benefits of pH 8.8 alkaline drinking water as an adjunct in the treatment of reflux disease. Annals of Otology, Rhinology & Laringology. Recuperado de: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22844861

3. Gomm, W., Von Holt, K., Thomé, F., Broich, K., Maier, W., Fink, A., Doblhammer, G., Haenisch B. (2016). Association of Proton Pump Inhibitors with Risk of Dementia: A Pharmacoepidemiological Claims Data Analysis. JAMA Neurology. Recuperado de: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26882076#

4. Zalvan, C., Hu, S., Greenberg, B., Geliebter, J. (2017). A Comparison of Alkaline Water and Mediterranean Diet vs Proton Pump Inhibition for Treatment of Laryngopharyngeal Reflux. JAMA Otolaryngology—Head & Neck Surgery. Recuperado de: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28880991

5. Franceschelli, S., Gatta, DMP., Pesce, M., Ferrone, A., Di Martino, G., Di Nicola, M., … Speranza, L. (2018). Modulation of the oxidative plasmatic state in gastroesophageal reflux disease with the addition of rich water molecular hydrogen: A new biological vision [Resumen]. Journal of Cellular and Molecular Medicine. Recuperado de: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29512923

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.