Publicado el Deja un comentario

Beneficios de los equipos domésticos de Ósmosis Inversa y Ultrafiltración

Mantener un balance hídrico adecuado bebiendo agua todos los días es vital para asegurar el correcto funcionamiento de nuestro organismo, dado que el cuerpo es incapaz de almacenar esta sustancia y en consecuencia debe ser sustituida conforme se pierde su contenido.

Sin duda alguna, el agua es única e indispensable para el hombre, ya que además de ser el principal componente del cuerpo humano, desempeña una gran variedad de funciones biológicas gracias a sus exclusivas características.

De la misma manera, es fundamental para la salud que el agua que ingerimos reúna unas condiciones fisicoquímicas, organolépticas y microbiológicas apropiadas para el consumo diario con el fin de evitar enfermedades a causa de la presencia de bacterias, parásitos, algas, virus o sustancias químicas nocivas.

Sin embargo, el agua que llega a nuestros hogares no siempre es segura, por lo que debemos pensarlo muy bien antes de beberla directamente del grifo. La razón es que, si bien es cierto que en muchas ciudades del país el agua de la red de distribución cumple con los requisitos establecidos y es apta para el consumo humano, esta se ve expuesta a otros factores como el desgaste de las tuberías, el estado de los tanques de almacenamiento, las reparaciones constantes, entre otros, que podrían afectar seriamente su calidad y terminar generando problemas de salud en los usuarios.

Por ejemplo, según un informe sobre el nivel de riesgo del agua en Colombia presentado por el Instituto Nacional de Salud “durante el año 2016 fueron reportadas al SIVICAP un total de 41.314 muestras, de las cuales el 50,6% (20.890) fueron recolectadas en puntos de muestreo ubicados en la zona urbana, y el 14,6% (6.066) ubicados en el área rural, con un 34,8% (14.358) de muestras sin dato del sitio de recolección. Del total de muestras reportadas, el 61,0% (25.208) se encontró sin riesgo, el 0,9% (384) presentó riesgo bajo, el 10,8% (4.455) riesgo medio, el 19,0% (7.832) alto y el 8,30% (3.435) fueron inviables sanitariamente”.

Estos datos evidencian la posibilidad latente de que el agua que consumimos a diario en nuestros hogares represente algún riesgo para la salud, razón por la cual es importante considerar el uso de sistemas domésticos de purificación que ayuden a mejorar la calidad del agua.

¿Cómo puedo beber un agua más segura en mi hogar?

Una buena alternativa al problema de la contaminación del agua potable son los sistemas de purificación como la ósmosis inversa o la ultrafiltración, cuyo uso se ha generalizado en los últimos años y además se ha extendido a diferentes espacios como laboratorios, hospitales, oficinas, hoteles y, desde luego, hogares.   

Estos sistemas se instalan directamente en el suministro de agua y están formados por membranas semipermeables y conjuntos de cartuchos que ayudan a mejorar considerablemente la calidad del agua a través de distintas etapas de filtración.

Entre los múltiples beneficios que ofrecen ambos sistemas tenemos:

  • Eliminación de metales pesados, sustancias tóxicas, virus, parásitos y bacterias.
  • Alto porcentaje de retención de contaminantes.
  • Eliminación de sustancias como el flúor y el cloro residual que han sido relacionadas con enfermedades hepáticas, varios tipos de cáncer, entre otras.
  • Liberación de minerales saludables en el agua filtrada.
  • Remoción de sólidos suspendidos y turbiedad.
  • Reducción del riesgo de contraer enfermedades gastrointestinales.
  • Mejoría notable del sabor del agua.
  • Bajo costo de adquisición y mínimo mantenimiento.
  • Bajo consumo de energía para la unidad de ósmosis inversa y sin consumo de energía para la unidad de ultrafiltración.
  • Ideales para hogares donde haya bebés o niños pequeños que son mucho más susceptibles a los riesgos del agua.

De esta forma, tanto la ósmosis inversa como la ultrafiltración constituyen una solución práctica, económica y eficaz que nos permitirá disfrutar constantemente de un agua purificada, segura y de gran calidad, y lo mejor de todo, desde la comodidad de nuestros hogares.

Referencias

Instituto Nacional de Salud dirección de Redes en Salud Pública. (2017). Estado de la Vigilancia de la calidad de agua para consumo humano. Recuperado de: https://www.ins.gov.co/sivicap/Documentacin%20SIVICAP/Informe%20Nacional%20de%20Calidad%20del%20Agua%202016.pdf

Lazarides, H. N., Katsanidis, E. (2003). Membrane Techniques, Principles of Reverse Osmosis. Encyclopedia of Food Sciences and Nutrition (Second Edition). Recuperado de: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/B012227055X007616

Jéquier, E., Constant, F. (2010). Water as an essential nutrient: the physiological basis of hydration. European Journal of Clinical Nutrition. Recuperado de: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19724292

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.