Publicado el Deja un comentario

Vitamina C: Nutriente Clave para la Belleza

Sin lugar a duda, la vitamina C es el ingrediente de moda en la industria de la belleza gracias a sus magníficos efectos antioxidantes y antienvejecimiento que han sido comprobados mediante distintos estudios clínicos, por lo que actualmente los dermatólogos la consideran un activo fundamental para el cuidado y tratamiento de la piel a cualquier edad.

¿Qué es la vitamina C?

La vitamina C, también conocida como ácido ascórbico, es la principal de las 13 vitaminas esenciales para el cuerpo humano. Su importancia radica en que este nutriente interviene en distintos procesos bioquímicos que son vitales para el crecimiento y desarrollo de nuestro organismo, como por ejemplo la reparación de tejidos, la formación de hormonas y neurotransmisores, la protección de las vitaminas A y E contra la oxidación, la absorción del hierro, y quizás el proceso más importante: la producción de colágeno.

El colágeno y la vitamina C

El colágeno es una proteína fibrosa sumamente importante para el cuerpo que está presente de manera abundante en tejidos conectivos como la piel, el cabello, los huesos, las uñas, los dientes, las articulaciones e incluso los ojos. Etimológicamente, la palabra colágeno proviene del griego κόλλα (kolla) que significa “pegamento”, y justamente esa es la función que cumple en el organismo: unir nuestros tejidos a través de fibras para mantenerlos firmes, flexibles y resistentes, además de darles forma.

Sin embargo, la producción de esta sustancia se reduce drásticamente con la edad y otros factores como el estrés, el tabaquismo, la falta de sueño, entre otros, a tal punto que los efectos de este fenómeno comienzan a notarse en el cuerpo con la aparición de problemas como dolor articular, debilidad en los huesos y arrugas en la piel.

Es aquí entonces cuando entra en juego la vitamina C, cuyo rol en la producción de colágeno consiste en interactuar con los aminoácidos dentro de las células de este nutriente para añadirles hidrógeno y oxígeno, permitiéndoles así hacer su parte en dicho proceso.

¿Cuál es la mejor vía de administración de vitamina C para mi cuerpo?

Como es sabido, el cuerpo humano es incapaz de almacenar la vitamina C dada la inestabilidad de este nutriente, por lo que es necesario ingerirla a diario para mantener unos niveles adecuados. Cabe mencionar que, si una persona no obtiene la cantidad suficiente de vitamina C, no solo se expone a la aparición de arrugas y hematomas, sino también a problemas graves como el escorbuto (deficiencia severa de vitamina C). Por tal razón, para garantizar una buena salud, es necesario consumir a diario una buena cantidad de frutas y verduras ricas en este nutriente esencial.

Por otra parte, cuando el objetivo es maximizar los beneficios específicos de la vitamina C en la piel y el cabello, el método ideal de administración es por vía tópica, ya que, al ingerir este nutriente por vía oral, se distribuye por todo el cuerpo, y solo un pequeño porcentaje alcanza la piel y el cabello. En cambio, aplicada directamente sobre estas partes, la vitamina C penetra y se absorbe rápidamente para aportar grandes beneficios como:

• Protección contra el daño causado por los rayos ultravioleta del sol.

• Fortalecimiento del cabello gracias a la absorción del hierro.

• Vasos sanguíneos más resistentes. 

• Mejoramiento de la textura y luminosidad de la piel.

• Protección contra la caspa.

• Piel más lisa, suave y limpia.

• Rápido crecimiento del cabello.

• Reducción de arrugas y líneas de expresión.

• Atenuación de las manchas de la piel.

• Prevención de la caída del cabello.

• Menor irritación en la piel y el cuero cabelludo.

• Reducción del frizz.

• Mayor protección para pieles atópicas y sensibles.

• Mejor cicatrización.

¿Quieres revitalizar tu piel y cabello sin gastar mucho dinero en productos costosos?

El secreto es nuestra ducha de mano terapéutica: un producto económico y altamente efectivo que te ayudará a mantener y realzar la belleza natural de tu piel y cabello gracias a la liberación constante de vitamina C y otros componentes terapéuticos como el infrarrojo lejano y los iones negativos.

¡Decídete hoy mismo a probar su efectividad!

Referencias

Siepelmeyer, A., Micka, A., Simm, A., Bernhardt. J. (2016). Nutritional Biomarkers of Aging. Molecular Basis of Nutrition and Aging. Recuperado de: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/B978012801816300008X

Michaels, A. (2011). Vitamin C and Skin Health.  Linus Pauling Institute. Recuperado de: https://lpi.oregonstate.edu/mic/health-disease/skin-health/vitamin-C

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *