Publicado el Deja un comentario

El cáncer de vejiga y la exposición a los subproductos de la desinfección del agua a través del consumo oral, el baño, la ducha y las piscinas

Villanueva, C., Cantor, K., Grimalt, J., Malats, N., Silverman, D., Tardon, A., Garcia-Closas, R., Serra, C., Carrato, A., Castaño-Vinyals, G., Marcos, R.  Rothman, N., Real, F., Dosemeci, M. & Kogevinas, M.

El cáncer de vejiga ha sido asociado con la exposición a los subproductos de la cloración del agua potable, y la evidencia experimental sugiere que dicha exposición también se produce por inhalación y por absorción dérmica.

Los autores de este estudio se propusieron examinar si el riesgo de padecer cáncer de vejiga estaba relacionado con la exposición a los trihalometanos (THM) tanto por ingestión de agua como por inhalación y por absorción dérmica durante la ducha, el baño o al nadar en piscinas. Mediante un estudio de casos y controles llevado a cabo en España entre 1998 y 2001, se recopiló información personal sobre el consumo y los hábitos en relación con el agua en 1219 casos y 1271 controles. Dicha información fue relacionada con los niveles de trihalometanos en las áreas geográficas del estudio.

Los resultados mostraron que la exposición prolongada a los trihalometanos se asoció con un riesgo doble de padecer cáncer de vejiga, con una razón de probabilidades de 2.10 (intervalo de confianza del 95%: 1.09, 4.02) para los niveles promedio de trihalometanos en el hogar de >49 versus ≤8 μg/litro. Asimismo, los individuos con una exposición a los trihalometanos de> 35 μg/día a través del consumo oral tuvieron una razón de probabilidades de 1.35 (intervalo de confianza del 95%: 0.92, 1.99) en comparación con aquellos que no bebieron agua clorada. Por su parte, la razón de probabilidades para la duración de la ducha o el baño ponderada por el nivel de trihalometanos en el hogar fue de 1.83 (intervalo de confianza del 95%: 1.17, 2.87) para el cuartil más alto en comparación con el más bajo. Finalmente, la exposición en piscinas se asoció con una razón de probabilidades de 1.57 (intervalo de confianza del 95%: 1.18, 2.09).

En conclusión, el riesgo de padecer cáncer de vejiga se asoció con la exposición prolongada a niveles de trihalometanos del agua clorada habitualmente presentes en países industrializados.

Artículo original:

Villanueva, C. et al. (2006). Bladder Cancer and Exposure to Water Disinfection By-Products through Ingestion, Bathing, Showering, and Swimming in Pools. American Journal of Epidemiology. Recuperado de: https://academic.oup.com/aje/article/165/2/148/98015

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.